Están locos estos tejineros “Sueltan La Diabla”

 

Este verano mi mujer me llevó de vacaciones a un pueblo isleño para “disfrutar del clima y coger aire fresco” menuda tontería, pero yo con tal de no oirla hago lo que sea, el primer día de vacaciones nos encontramos el pueblo cortado, nos bajamos a preguntar qué había pasado y empezaron a redoblar las campanas mientras un chiquillo con cara de poseído gritaba muy ajetreado “¡¡Van a soltar a La Diabla!! ¡¡Van a soltar a La Diabla!!” antes de desaparecer por un callejón oscuro, yo desde que vi aquello me acojoné y volví a sacar las llaves del coche, la estampita de la Virgen de Rocío y el móvil con el 091 marcado por si acaso, pero cuando me quise dar cuenta mi mujer iba detrás del chiquillo preguntando “¿Dónde dónde?” y el chiquillo “¡¡Por aquí, por aquí!!” y yo metiéndome la billetera en los calzoncillos por si acaso.Sigue las aventuras del lince ibérico en Alisios del Nordeste alisiosdelnordeste.com

Llegamos a una plaza y el chiquillo se metió entre un montón de gente, entonces se abrió la puerta de la iglesia y salió el santo patrón, pero cuando iba a sacar el crucifijo para rezar, los cuatro que no estaban grabando con el móvil me interrumpieron con un aplauso mientras en la montaña se encendía un enorme corazón de luces y detonaban veinticuatro truenas, luego el santo volvió a entrar marcha atrás y se cerraron las puertas como en un reloj de cuco, la mitad de la gente se fue, y de los que quedaron unos se fueron al quiosco a beber y otros se pusieron a hablar, yo soy un apasionado de las discusiones más profundas, así que me fui al quiosco a pedir un ron isleño para socializar con el círculo local, allí fue donde me explicaron un montón de cosas, que las veinticuatro truenas son porque ese es el día del santo, o que habían cortado unos árboles de la plaza por algo de la iluminación o de los iluminados del ayuntamiento, no lo entendí muy bien, otro día pregunto, estoy de vacaciones todo el mes y puedo describir toda la fiesta, para eso soy un Lince Ibérico, nunca se me escapa ningún detalle.

 

Por suerte mi mujer no me dio mucha lata, estuvo hablando con un joven isleño que le llenó la cabeza de más pajaritos todavía, ahora quiere hacer deporte, ponerse a dieta y coger sol en el pecho, no sé para qué, si yo nunca se lo miro, pero en lo que piensa en eso me deja seguir bebiendo y disfrutando de las fiestas, seguro que de aquí a finales de agosto les cuento un montón de aventuras.

 

Sigue las aventuras del lince ibérico en Alisios del Nordeste alisiosdelnordeste.com

 

 

Dejar una opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.