El secreto de Las Américas


Muchas playas de Canarias esconden restos de la historia de las islas, de un pasado más cálido en el que sus aguas estaban llenas de formas de vida que en unos casos evolucionaron y en otros se extinguieron, y que dejaron su huella en el planeta en forma de miles de conchas fosilizadas en las profundidades, pero en ocasiones, los caprichos de la naturaleza elevan la costa sacando a la luz miles de conchas marinas incrustadas en las rocas y la arena.


alisiosdelnordeste.com
Algunas de estás playas están muy lejos de los núcleos turísticos, como las de Tejina, en el nordeste de Tenerife, pero otras, como las que están en Las Américas, se encuentran al alcance de los miles de visitantes que acuden al sur de la isla cada año, y aunque hay muy poca información sobre ellas, son fáciles de encontrar para quienes saben que están ahí.

Estas conchas pertenecen a moluscos que vivieron en Canarias hace miles de años, cuando el nivel del mar y la temperatura eran más altos que en la actualidad, la alta temperatura también permitía el crecimiento masivo de algas y bacterias, y al caer al fondo marino se atraparon conchas, arena y otros restos sólidos, y al fosilizarse los montículos que pueden verse por la costa con tonos rojos, verdes y grises, estando en algunos casos compuestos principalmente por arena y en otros por trozos de roca y conchas, adquiriendo un aspecto similar al del hormigón.

Al igual que toda la costa, estos restos fósiles son erosionados continuamente por la acción del mar, reduciendo las conchas y rocas a pequeños granos brillantes, y al acumularse en la orilla forman las playas de arena natural que cambian de color en función del origen y proporción de los granos, en el caso de Las Américas se puede observar el ciclo completo, conchas incrustadas en el sustrato o la roca, restos de conchas rotas pero identificables, y playas de arena formada por conchas y rocas que han sido trituradas durante siglos.

A pesar de que se pueden encontrar montañas de conchas que pronto serán destruidas por el mar, y de que no hay ningún cartel que anuncie su presencia en la zona, las conchas no se pueden sacar de las playas debido a que la zona es un yacimiento arqueológico protegido, además pueden causar serios problemas a quien intente sacarlas de las islas a través del aeropuerto, sin embargo, cada vez que visite el sur de Tenerife podrá bajar a la costa a observar fósiles prehistóricos que llevan enterrados miles de años, y como las fuerzas de la vida, la naturaleza, y el tiempo han forjado los paisajes de la isla.

Dejar una opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.