Playa de Jóver

 

Un pequeño puerto pesquero con menos de un centenar de vecinos que cuenta con una piscina natural y una costa rocosa que facilita el baño, un club náutico con su propio restaurante y dos restaurantes más especializados en productos del mar.

El lugar ideal para desconectar del bullicio y pedir una cerveza con una tapa o un buen pescado y disfrutarlos mientras se relaja en este ambiente marino y rural.

Sin embargo, dadas sus pequeñas dimensiones y la fama que ha adquirido en los últimos años, se producen grandes aglomeraciones en los meses de verano. El resto del año es un paraiso escondido que solo habitan sus vecinos y algún bañista, pero recuerede que esta zona es especialmente peligrosas cuando el mar está revuelto, por lo que no debe acercarse al agua cuando haya bandera roja en la piscina.